15 de febrero de 2007

Amortizando años de comprar "Road Test"

El auto Tata Daewo no existe. Sí existe una automotriz coreana llamada Daewoo -controlada por General Motors- con la que Tata se asoció para producir camiones, no autos.

Los modelos más conocidos de Tata en el país, importados entre la segunda mitad de la década del '90 y la crisis de 2001, son la pick-up Telcoline, la 4x4 Sumo y el camión 609.

5 Comments:

Blogger CC said...

Mirá vos, el Sere resultó fierrero.
Te invito a visitar mi blog.
Abrazo.

08:44  
Anonymous Anónimo said...

Estimado amigo:
La persona que elaboró la nota de Clarín sobre FIAT y TATA habitualmente cubre otros temas, pero no el de autos. En rigor, quien sigue en detalle la actividad automotriz es el periodista Luis Cerioto. Supongo que Cerioto no escribió la nota por estar de vacaciones. Pienso que en razón de este cambio y por la emergencia surge esta confusión sobre la marca Daewo. Igualmente creo que un blog de estas caracteristicas debería dedicarse a reflejar errores de ortogarfia y de sintaxis de las oraciones y no yerros involuntarios como el que se marca en este artículo, sencillamente, porque resulta muy pretencioso de parte del autor del blog suponer que puede tener la capacidad intelectual para conocer de tal amplia gama de temas que lo erija en un juez del trabajo que realizan otras personas. Porque en definitiva, se trata de ello, de personas que están trabajando y no una mera actividad recreativa.
cordialmente

15:56  
Blogger J. Sereneider said...

Como diría Nelson Castro: gracias, Ano, por tu carta.

Los "errores" -o como se quieran denominar- comentados en Sereneider, además de tomarse como cuestiones jocosas, son leídos siempre en tanto análisis de medios en tanto "corporaciones", y no como el trabajo particular e individualizado de cada periodista. Para eso tendría que hacer, por ejemplo, un blog dedicado a las notas de David Cayón en Perfil. Y ahí sí habría saña, porque se podría leer tranquilamente como un ataque hacia una persona en particular.

Todos los errores son involuntarios: no creo que nadie tenga intención real de colocar faltas ortográficas en sus textos, de poner un modelo de auto equivocado o de escribir Ceriotto con una sola T. Y queda a las claras que mi capacidad de análisis es limitadísima como para erigirme en juez de nada. El titular del post, referido a la revista sobre autos que leía hace unos cuantos años, indica eso: no hay nada de dedo acusador, sólo casualidad de conocer algo sobre ese tema en particular.

Saludos!

16:12  
Blogger J. Sereneider said...

Toma 2:

Los medios son empresas que buscan ganar dinero con la venta de un producto. Ese producto debe tener una mínima pretensión de calidad, de forma tal de que el consumidor lo elija. En el caso de las empresas periodísticas, a esa pretensión de calidad se suma la responsabilidad social que implica ser parte del denominado "cuarto poder": se trata del compromiso de informar con la verdad, ya que invariablemente los diarios son formadores de opinión.

Clarín es, a la vez, el diario más vendido y la empresa periodística más importante del país, autoproclamándose "el gran diario argentino"; ergo, lo dicho en el párrafo anterior se tiene que aplicar a la perfección aquí, al menos en teoría.

Si compro un diario, es porque quiero conocer los hechos del día anterior. Elegiré entre uno u otro según la mirada que prefiera sobre la realidad, pero nunca debería dudar sobre la veracidad de las informaciones. Para leer ficción me compro una novela, no un diario.

Es por eso que los errores en el contenido son inaceptables. Los errores en la forma (la ortografía y la sintaxis, como decís) en sí me importan bastante poco: se contrata un corrector y a la mierda. Los errores en el contenido, en cambio, indican una falla mucho más grave, porque no se soluciona con poner un empleado más. Un error sobre los modelos que vendió una marca de autos en Argentina es una pelotudez, estamos de acuerdo. Pero si un diario no me puede asegurar la veracidad de una oración en un recuadro perdido, ¿cómo hago para confiar en una investigación o en el tema de tapa? No es por los autos. La cosa va mucho más allá.

Otra cosa: a mí, lector, me tiene que importar un bledo si la nota la escribe el editor de sección o el último pasante. Si un periodista desconoce un tema, o investiga o lo evita. Si tiene dudas sobre un tema, levanta el teléfono y busca algún especialista, consulta con un colega o busca en Google. Las excusas no se publican.

Espero -ahora sí- dejar en claro mi postura. Saludos, amigo.

20:55  
Blogger Migo said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

09:08  

Publicar un comentario

<< Home